Cantar o no cantar la pelota, esa es la cuestión

by | Ene 15, 2023 | 0 comments

En el pasado, escribí publicaciones respondiendo a las preguntas de los lectores sobre cómo hacer que los jugadores hablen en la cancha. aquí hay un ejemplo. Lo que realmente no he expuesto es mi propia filosofía sobre los jugadores que mandan la pelota.

Para ser claro, estoy hablando de una cosa muy específica. Es decir, jugadores que indican que tomarán (o no) el próximo contacto. Básicamente, decir algo como «Mío» en la recepción del servicio. Yo soy no hablando de llamar por la pelota, como lo harían los bateadores (“Aquí”, “Afuera”, etc.). Dejaré esto último para una discusión aparte.

Primer contacto

Comencemos con el primer contacto: recepción y defensa. En mi opinión, las responsabilidades aquí deben estar bien establecidas y entendidas. Esta es tu filosofía de la costura. Todos los jugadores deben saber quién recibe qué pelota y deben comunicarlo entre jugadas. Eso elimina la necesidad de llamar la pelota y hace que el juego en equipo sea más eficiente en general.

Si quieres enseñar a los jóvenes a cantar la pelota como una especie de refuerzo, es de ellos, realmente no tengo ningún problema con eso. Sin embargo, lo que definitivamente no quiero ver/escuchar es a alguien (entrenador, padre, compañero de equipo) gritando «¡Hable!» cuando la pelota cae entre dos jugadores.

¿Por qué? Porque los jugadores deben saber cuál de ellos debe jugar la pelota. Siendo ese el caso, hablar es irrelevante.

Entonces, si una pelota cae, tenemos que preguntar si los jugadores saben quién debe tomar la pelota. Si no lo hacen, es un fracaso del entrenamiento. Tenemos que enseñarles mejor. Si lo hacen, entonces es una falla del jugador que tenía la responsabilidad de esa bola en particular. Ese es un tema diferente a abordar.

Vale la pena señalar que el movimiento hacia (o incluso lejos) de la pelota es probablemente la comunicación más fuerte que existe entre los jugadores. Si un jugador se mueve hacia la pelota, es una señal para su compañero de equipo de que tiene la intención de jugarla. Por el contrario, un movimiento que se aleja del balón, como una transición para ir al ataque, dice alto y claro que no tienen la intención de jugar el balón.

Así que hablar es innecesario en este contexto. Además, cuando la pelota entrante se mueve lo suficientemente rápido, sucede demasiado tarde para ser de alguna utilidad.

Segundo contacto

El segundo contacto en realidad refuerza lo que dije anteriormente. La mayoría de los equipos han establecido reglas sobre quién toma la segunda pelota. Si el colocador no toma el primer contacto, queremos que tome el segundo, pero si toma el primer contacto, entonces el líbero toma la segunda bola. No se requiere comunicación, ¿verdad?

De hecho, por lo general la única comunicación exigida en esta situación es cuando el colocador no puede llegar a la pelota, Esperamos que llamen «¡Ayuda!». Sin embargo, no soy un fanático de esto, básicamente por la razón descrita anteriormente.

Piensa en ello de esta manera. ¿Cuál es el propósito general del segundo contacto? Para producir el mejor ataque posible, ¿verdad? Eso significa que queremos que la persona más capaz de crear ese ataque tome la segunda pelota. En un pase o excavación decente, ese es el colocador, o el colocador secundario designado (por ejemplo, el líbero) si el colocador toma la primera bola.

Por desgracia, a veces el primer contacto es malo y el colocador no es el mejor para jugar la segunda pelota. Esta es la bola de ayuda. Sin embargo, tengo dos problemas con el colocador que dice «¡Ayuda!».

Primero, por lo general sucede después de que han comenzado a moverse hacia la pelota. Recuerde lo que dije anteriormente sobre los movimientos hacia la pelota que comunican que el jugador tiene la intención de jugarla. Tan pronto como el colocador comienza en la dirección de la pelota, les dice a sus compañeros que planean tomarla. Eso significa que todos se relajan y comienzan a pensar en lo que harán a continuación. Cuando llega la llamada de ayuda y se registra, a menudo es demasiado tarde para hacer algo. Terminas con una pelea.

En segundo lugar, debe haber un conjunto claro de responsabilidades en un mal primer contacto. Los jugadores deben saber qué hacer para sacarle el máximo partido. Mire el voleibol de alto nivel y verá que los no colocadores toman la segunda pelota con regularidad. Incluso toman balones que el colocador podría alcanzar simplemente porque están en una mejor posición (p. ej., parados justo debajo del balón) para armar un buen set.

En una situación como esta, donde alguien que no sea el segundo tomador normal de la pelota tiene que tomarla, no tengo ningún problema en pedir la pelota. Incluso lo alentaría, como un fildeador en el béisbol que toma un elevado.

Una nota al margen sobre cómo obtener el mejor resultado

Tenga en cuenta que dije que el objetivo del segundo contacto es obtener el mejor ataque posible de la situación. No dije simplemente que pusiera una bola bateable. Queremos el mejor ataque que podamos conseguir. Puede que solo sea un pase alto a la línea de atrás, pero es mejor que una bola libre o una bola hacia abajo.

Hago esta diferenciación por una razón específica. Para sacar el mejor ataque de una situación necesitamos que el balón vaya al mejor atacante posible. Eso significa que si hay una decisión entre dos posibles jugadores para tomar la segunda pelota, y necesariamente uno de ellos será el atacante, no queremos que la opción de ataque más fuerte la tome. Queremos que se preparen para dar un golpe. Eso significa que el otro jugador debe tomar la pelota.

Considere el siguiente escenario a modo de ejemplo. Estás jugando un juego de triples en la fila de atrás. Al tomar el primer contacto, un jugador ha tenido que moverse muy por delante de la línea de 3 m. Eso los convierte en una opción poco realista para atacar la tercera bola. Los otros dos jugadores son un libero pequeño y un atacante externo. Suponiendo que la pelota está básicamente a la misma distancia de ambos, ¿a quién queremos que tome el segundo contacto? El libero, por supuesto, para que el OH pueda atacar.

O el OH podría atacar el balón en dos si es una buena oportunidad para hacerlo.

A eso me refiero cuando digo obtener el mejor ataque posible de la situación. La enseñanza de las responsabilidades también debería tener en cuenta ese tipo de cosas.

Tercer contacto

Esta fase también respalda mi premisa anterior de que no es necesario hablar cuando los jugadores conocen sus responsabilidades. Los bateadores no necesitan llamar la pelota cuando atacan, ¿verdad? Si el set está en el área correcta, todos saben quién debe golpearlo.

Por supuesto, las cosas no siempre salen según lo planeado. El tercer contacto tiende a ser aquel en el que puedo ver más valor en los jugadores que piden la pelota. Esto se debe a que las cosas pueden confundirse bastante al final de una secuencia codificada. Los jugadores no siempre están seguros de dónde están sus compañeros de equipo en la cancha, por lo que la responsabilidad no está clara.

Creo que todavía debe haber pautas establecidas en su lugar. Por ejemplo, si un jugador puede atacar al tercer contacto mientras que otro no puede, querrás que el primero lo juegue. Otro ejemplo es que en el caso de que un jugador tenga que alejarse de la red mientras el otro se acerca a ella, usted quiere que este último tome la pelota.

Sin embargo, ambas situaciones pueden ocurrir cuando un jugador no es consciente del otro. Usando el segundo ejemplo, el jugador que se aleja de la red puede no darse cuenta de que el jugador que se acerca está allí. Esa es una situación en la que estoy muy a favor de que este último cante el balón para que su compañero de equipo sepa que está allí y para que sepa que tomará el tercer contacto.

Reuniéndolo todo

Me parece interesante que el primer contacto tiende a ser donde el enfoque principal de llamar la pelota aterriza para la mayoría de los equipos. La ironía es que el primer contacto tiende a tener el menor número de variables involucradas. Como tal, es más fácil determinar quién queremos que tome la pelota de antemano. En todo caso, debería ser más adelante en la secuencia donde se vuelve más necesario llamar la atención porque allí los escenarios potenciales son más variados.

En cualquier caso, podría parecer por lo que he dicho anteriormente que básicamente espero que mis equipos jueguen sin hablar. Honestamente, nada podría estar más lejos de la verdad. Es solo que creo que las responsabilidades deben ser claras y bien establecidas para que no haya mucha necesidad de llamar la pelota durante el juego normal. Por el contrario, cuando las cosas se rompen y el juego se vuelve más confuso, definitivamente vale la pena llamar la pelota para evitar confusiones.

Lo que absolutamente no quiero es enseñar a los jugadores a pedir que la pelota se reemplace, oa ser adelantada, enseñándoles quién es responsable de tomar la pelota. El voleibol es un deporte de equipo. Necesitamos enseñar a los jugadores cómo jugar en equipo, no solo cómo ejecutar habilidades individuales.

Aquí hay más sobre la idea de eficiencia de juego en equipo.

Traducido automáticamente
Publicación Original

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Próximas Capacitaciones

Curso

Curso Oficial de Preparación Física en Vóleibol - FeVA

Con el objetivo de afianzar la profesionalización de todos los entrenadores, preparadores físicos y miembros de los equipos de vóleibol, la Federación del Vóleibol Argentino y G-SE, proponen un curso que brinda contenidos teóricos y prácticos que te certificarán en la preparación física del vóleibol para deportistas de todos los niveles evolutivos y de experiencia.El mismo será dictado por el Lic. Alejandro Bertorello, quien se desempeñó como Preparador Físico de la Selección Nacional Argentina en el equipo de Javier Weber y en el de Julio Velasco. Además, actualmente es el responsable de la preparación del Barcelona Vóleibol Femenino de España y de gran cantidad de jugadores de voleibol en forma individualEl curso está destinado a todos aquellos entrenadores jóvenes de Argentina y Latinoamérica que se estén desempeñando o quieren hacerlo con recursos actualizados. También para aquellos entrenadores con experiencia que no cuenten dentro de su equipo de trabajo con preparadores físicos y deban realizar ellos mismos la preparación física; e incluso para estudiantes o profesores de educación física que estén empezando a desempeñarse como preparadores físicos en este deporte.
89 Revisiones
4,90
Curso

Técnico de Voleibol Nivel Inicial de la Confederación Sudamericana de Voleibol

La Confederación Sudamericana de Voleibol reedita su certificación oficial como Técnico de Voleibol de Nivel Inicial, con el fin de certificar a entrenadores de habla hispana. Siguiendo los lineamientos de de la Federación Internacional de Voleibol, se ha instrumentado este primer nivel de curso de formación a distancia con el fin de otorgar herramientas que permitan ayudar al crecimiento de nuestro deporte. Siendo además el primer escalón de los cuatro niveles proyectados. A través de este curso se buscará el ordenamiento y la secuenciación de los contenidos propuestos, aumentando de esa manera la incorporación de las competencias buscadas, en un grado de igualdad para todos los países de la región. La capacitación tendrá 60 horas de cursado, más un mínimo de 20 horas adicionales de estudio personal.Por ello, los objetivos del programa son: 1. Lograr una correcta difusión de las cualidades del voleibol, como instrumento para la formación integral de la persona. Partiendo desde su primer acercamiento al mismo. 2. Establecer un marco de actividades correctamente planteadas, que permitan un fluido proceso de enseñanza-aprendizaje. 3. Lograr un espacio de capacitación, acorde a las nuevas necesidades educativas, modalidades y posibilidades de toda Sudamérica. 4. Establecer las bases que permitan un permanente interés, necesidad de información y mejoramiento de los entrenamientos de mini voleibol y voleibol formal. El alumno aprobado accederá a un Certificado Habilitante de Entrenador de Voleibol Nivel Inicial, válido para todo Sudamérica.*Los alumnos de Chile deberán acreditar ser técnicos de la Federación de Vóleibol de Chile para poder acceder al certificado de la CSV.
134 Revisiones
4,87
Curso

Curso de Estadísticas en Vóley Aplicadas Para Todos Los Niveles

Cristian Ventura, entrenador de Nivel Internacional 2 y con más de 30 años de experiencia en campo de juego, presenta esta capacitación de corta duración y alto impacto, en la cual podremos abordar uno de los temas considerados como parte del "ABC" del vóleibol y fundamental a la hora de desarrollar un equipo, cuantificando los resultados, por encima del simple marcador.Sin duda alguna en el vóliebol moderno existe una herramienta fundamental para la evaluación constante y permanente de los jugadores y equipos, que la consideramos de vital importancia para el desarrollo de los entrenamientos, manejo de partidos y planificación de futuros juegos tanto de manera individual con cada uno de los jugadores como así también para el equipo entero, y son LAS ESTADÍSTICAS.Atendiendo a las necesidades de todos los niveles de equipos, categorías y competencias que existen, este curso les dará muchas herramientas para poder trabajar con estos seguimientos estadísticos sin importar cuánta experiencia tengan, porque lo hacemos desde el punto cero y entregamos los programas para que puedan trabajar con sus equipos libremente.Incrementar el rendimiento de cada jugador, en un deporte tan dinámico como el Vóleibol, es imposible sin un seguimiento estadístico del mismo. Con ello podemos ver cómo los jugadores "invisibles" son los que nos marcan un resultado en la cancha y cómo el mismo sistema, nos permite optimizarlos y llevar a nuestro equipo a la mejor versión colectiva.....
36 Revisiones
4,92