Juzgando la grandeza del coaching

by | May 12, 2023 | 0 comments

Se publicó un artículo en país de volea hace un tiempo que planteó una pregunta interesante. ¿Quién es el mejor entrenador de voleibol del mundo? Luego, el autor enumera a Bernardinho (Brasil), Eugenio George Lafita (Cuba), Nikolay Karpol (Rusia), Zé Roberto (Brasil), Julio Velasco (Argentina), viacheslav platonov (Rusia) y Givi Akhvlediani (Rusia). Probablemente hay algunas maneras diferentes en las que puede desarrollarse una discusión sobre este tema. Sin embargo, quiero hacer un par de puntos iniciales.

Primero, la pregunta era «¿Quién es…» no «Quién ha sido…». Eso significa tiempo presente. Algunos de los nombres de la lista ya no están con nosotros. Punto menor quisquilloso.

En segundo lugar, el autor en realidad no responde la pregunta en términos de la calidad del entrenador. En cambio, lo ve en términos de éxito a nivel internacional. Desde esa perspectiva, no sorprende que la lista esté dominada por brasileños y rusos. Son países grandes con una larga historia en el deporte. Lo curioso es que el artículo comienza con la siguiente observación:

“Hay varios factores además de la suerte de ser un buen entrenador y Head Coach de cualquier deporte. El sacrificio, el dinamismo, la responsabilidad, la creatividad, la ilusión y el liderazgo tienen que ir unidos al conocimiento y la experiencia adquiridos a lo largo de los años”.

Eso es todo bueno. Dudo que haya demasiada discusión. Sin embargo, aquí es donde se descarrila:

“Pero para ser el mejor, debes poseer otras bendiciones. Primero debe contar con un buen programa de desarrollo, además de atletas de alto nivel con capacidades excepcionales que deben comparar con las de sus adversarios, y finalmente que estos jugadores y su cuerpo técnico crean en el trabajo que se realiza”.

Lo lamento. Me perdió allí. La suerte y las “bendiciones” no tienen nada que ver con que alguien sea un gran entrenador.

En mi opinión, similar a algo que dijo John Wooden, un buen coaching se trata de sacar el máximo provecho de lo que tienes. Eso significa jugadores, entrenadores asistentes, instalaciones, equipo, apoyo administrativo, etc. Siempre existe la tendencia a pensar en términos de entrenamiento desde una perspectiva en la cancha. Sin embargo, cualquier persona con experiencia le dirá que la verdadera excelencia como entrenador de un equipo depende al menos de las cosas fuera de la cancha. Además, todo está interrelacionado.

Los grandes jugadores lo hacen no hacen grandes entrenadores, solo ganadores

Notarás que en mi definición de gran entrenador no dije nada acerca de tener los mejores jugadores. Es bastante fácil de mirar como un buen entrenador cuando tienes mucho talento en tu equipo (ver esta publicación). Los observadores externos están obsesionados con las victorias y las derrotas. Aquí está la cosa, sin embargo. Ganar con grandes jugadores no te convierte en un gran entrenador, como tampoco perder con malos jugadores te convierte en uno malo. La historia está llena de ejemplos de entrenadores cuyos equipos ganaron a pesar de ellos y cuyo éxito se desvaneció una vez que los jugadores traídos y desarrollados por el entrenador anterior comenzaron a rotar.

La historia también está llena de ejemplos de entrenadores que hicieron un gran trabajo al entrenar en malas situaciones. Me refiero a entrenadores de equipos en cierta forma en desventaja con respecto a su competencia. Están en escuelas mucho más pequeñas o en comunidades más pequeñas (piense en equipos profesionales de mercado grande versus mercado pequeño). Están en zonas económicamente desfavorecidas. Su escuela no tiene becas deportivas, pero otras en su liga sí. Tienen estándares de admisión más altos y/o requisitos académicos más rigurosos. Sin embargo, solemos no escuchar mucho sobre el gran trabajo que hacen estos entrenadores, porque no están recolectando un montón de cubiertos ni amasando una gran cantidad de victorias.

Lo vemos en los deportes profesionales. Los clubes con más dinero, que por lo tanto pueden atraer a los mejores jugadores, son consistentemente los primeros de la liga. ¿Podemos juzgar a esos entrenadores como los mejores porque son capaces de ganar consistentemente? ¿O hay mejores entrenadores más abajo en la clasificación cuyos nombres no siempre aparecen en la prensa porque simplemente no tienen los recursos disponibles para competir con los grandes?

Yo mismo estaba en una situación así. Mi equipo universitario femenino 2013-14 llegó a las semifinales nacionales. ¿Se devalúa mi esfuerzo como entrenador ese año porque no ganamos el título? Debería esperar que no. ¡Mi equipo no tenía jugadores con becas deportivas y los dos mejores equipos estaban repletos de ellos! Simplemente no había manera de que pudiéramos competir. El tercer lugar fue literalmente nuestro mejor resultado posible en esas circunstancias.

No estoy diciendo que tener los mejores jugadores quita la calidad del entrenador de un equipo superior. Es más fácil aparentar ser un gran entrenador cuando tienes el mayor talento y ganas regularmente. Es más difícil cuando te quedas tratando de hacer algo con un talento muy inferior. Simplemente no podemos usar las clasificaciones finales como nuestra métrica.

Me volveré a utilizar como ejemplo. El equipo masculino al que entrené en 2012-13 terminó octavo entre los equipos universitarios del Reino Unido. El equipo de 2013-14 lo hizo mejor, terminando séptimo con menos talento y experiencia. A primera vista, se podría pensar que hice un mejor trabajo de entrenador el segundo año que el primero. De hecho, te diría que es al revés por algunas razones diferentes. El equipo de segundo año tuvo una buena dosis de suerte para llegar incluso a los últimos ocho. En comparación, un pequeño mal período de juego probablemente le costó al equipo del primer año el quinto o sexto lugar.

Los grandes entrenadores tienden a estar especializados.

Hay un factor de especialización a tener en cuenta al reflexionar sobre la cuestión de la grandeza como entrenador. Juzgar no siempre es una comparación de manzanas con manzanas. Entrenar a profesionales, por ejemplo, es muy diferente a entrenar a un grupo de sub-12. El entrenador profesional puede ser excelente en su entorno, pero fracasa miserablemente al tratar de trabajar con los niños. Eso no los convertiría en un mal entrenador más de lo que simplemente estar en el juego profesional los convierte en un gran entrenador. Se especializaron por experiencia, temperamento y otras influencias. Podemos decir lo mismo acerca de entrenar atletas masculinos versus femeninos, o estar en una estructura escolar versus un club, entre otros factores divisorios.

Un ejemplo limitado de esta especialización es el entrenador que es capaz de operar en la cima del deporte donde la presión, el escrutinio y los problemas de ego son los principales desafíos. No se adapta a todos. Muchos consideraron a David Moyes un excelente entrenador mientras estuvo en el Everton. Sin embargo, luchó mucho cuando se mudó al Manchester United (por supuesto, puede que no haya sido todo sobre él). Los entrenadores o gerentes exitosos en el nivel de élite pueden no ser los mejores entrenadores de jugadores, pero son buenos en otras áreas críticas que les permiten tener éxito.

El punto es que cada uno de nosotros tendemos a tener un nicho en el que operamos mejor. Sin embargo, eso no significa que no podamos hacer un buen trabajo en otros roles. Es solo que probablemente solo tenemos uno o dos tipos de entrenamiento en los que damos lo mejor de nosotros.

¿Quién es el mejor entrenador de voleibol?

Entonces, traer las cosas de vuelta a la lista de los mejores entrenadores, tal vez eso represente la crema de la cosecha, a nivel internacional. Sin embargo, dudo en aceptar incluso eso. Para poder realmente hacer un juicio justo, necesitamos comparar a los entrenadores de una manera que elimine las cosas que están más allá de su propio control fuera de la ecuación, como el grupo de talentos de los atletas. Después de todo, es mucho más fácil tener éxito en términos de campeonatos, medallas, etc. cuando tienes una población enorme de la cual seleccionar jugadores, como Rusia o Brasil (o EE. UU.), que si vienes de una pequeña nación insular. Por ejemplo. Sobre esa base, Lafita puede ser el mejor de los nombres ofrecidos. Logró mucho con un conjunto relativamente pequeño de recursos.

Sin embargo, ¿dónde calificaría algo como el hecho de que Audrey Cooper llevara al Equipo GB a su primera victoria en los Juegos Olímpicos de 2012? ¿U otros entrenadores que están haciendo algo muy importante para su programa nacional, pero que representó apenas una onda en el escenario mundial? Creo que tenemos que ser capaces de responder a ese tipo de preguntas antes de que podamos realmente llegar al punto de juzgar la grandeza relativa del entrenamiento y lo que significa ser un entrenador de élite.

Traducido automáticamente
Publicación Original

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Próximas Capacitaciones

Curso

Entrenador Nacional Nivel 2 - Federación del Vóleibol Argentino

El Curso de Entrenador Nacional Nivel 2 - EDICIÓN 2024 -, es el último paso de la capacitación formal dentro de la Federación del Voleibol Argentino. El entrenador que complete el cursado, apruebe los trabajos solicitados en cada unidad didáctica y rinda positivamente el examen final, estará HABILITADO por la Federación del Voleibol Argentino a dirigir cualquier categoría federada en todo el territorio nacional, incluso los equipos de las diferentes Ligas Nacionales.El presente curso está destinado a todos los entrenadores de voleibol de Argentina que ya cuenten con el Título de Entrenador Nacional Uno, otorgado por la Federación del Voleibol Argentino. Asimismo también está disponible a entrenadores de Latinoamérica y España, que busquen capacitarse en las temáticas expuestas.La Federación del Voleibol Argentino, consciente de la responsabilidad y la necesidad de capacitación integral de los entrenadores argentinos para conducir grupos, en este caso de jugadores de voleibol, completa el plan de estudios de los mismos. Con la aspiración que el voleibol argentino siga siendo una formidable herramienta educativa y formativa, además de las capacidades competitivas de los mismos.
118 Revisiones
4,67
Curso

Curso de Estadísticas en Vóley Aplicadas Para Todos Los Niveles

Cristian Ventura, entrenador de Nivel Internacional 2 y con más de 30 años de experiencia en campo de juego, presenta esta capacitación de corta duración y alto impacto, en la cual podremos abordar uno de los temas considerados como parte del "ABC" del vóleibol y fundamental a la hora de desarrollar un equipo, cuantificando los resultados, por encima del simple marcador.Sin duda alguna en el vóliebol moderno existe una herramienta fundamental para la evaluación constante y permanente de los jugadores y equipos, que la consideramos de vital importancia para el desarrollo de los entrenamientos, manejo de partidos y planificación de futuros juegos tanto de manera individual con cada uno de los jugadores como así también para el equipo entero, y son LAS ESTADÍSTICAS.Atendiendo a las necesidades de todos los niveles de equipos, categorías y competencias que existen, este curso les dará muchas herramientas para poder trabajar con estos seguimientos estadísticos sin importar cuánta experiencia tengan, porque lo hacemos desde el punto cero y entregamos los programas para que puedan trabajar con sus equipos libremente.Incrementar el rendimiento de cada jugador, en un deporte tan dinámico como el Vóleibol, es imposible sin un seguimiento estadístico del mismo. Con ello podemos ver cómo los jugadores "invisibles" son los que nos marcan un resultado en la cancha y cómo el mismo sistema, nos permite optimizarlos y llevar a nuestro equipo a la mejor versión colectiva.....
29 Revisiones
4,97
Curso

Curso en Preparación Física de Pre-Temporada en Voleibol - FeVA

La Federación del Voleibol Argentino convoca al ex preparador físico de la selección mayor, el Lic. Alejandro Bertorello, para que desarrolle el presente curso, con el objetivo de brindar actualizaciones presentes en la bibliografía y experiencias profesionales para planificar la preparación física en la pretemporada con recursos teóricos y prácticos para equipos de vóley de todas las categorías y de todos los niveles de rendimiento. ¿Por qué la pretemporada?Porque es “el momento” más importante de la preparación física dentro de toda la planificación anual. Es el período por excelencia para crear las bases físicas necesarias para el trabajo de todo el calendario anual. Por esta razón, debe ser planificada día a día, semana a semana y mes a mes en forma simple, práctica, divertida, segura, efectiva y con mucha retroalimentación entre los deportistas y el cuerpo técnico. ¿A quién está destinado?A todos los profesionales responsables de la conducción técnica de equipos de vóley (entrenadoras, entrenadores, profesoras, profesores, preparadores físicos y estudiantes avanzados de estas carreras y afines) de todos los niveles (categorías de base y mayores, amateur, semi profesional y profesional)¿Qué vas a obtener en este curso?Herramientas simples y efectivas que te van a permitir planificar paso a paso los contenidos esenciales para sacar el máximo provecho a este período tan importante de entrenamiento, optimizando la puesta a punto para el inicio de los torneos y estableciendo las bases físicas para el resto del año.
52 Revisiones
4,92