Sobre la cuestión del castigo en el entrenamiento de voleibol

by | Jun 2, 2023 | 0 comments

Recibí el siguiente correo electrónico sobre el tema del castigo. Creo que vale la pena compartirlo, ya que es algo que tiene el potencial de estimular una conversación:

Mientras examinaba el sitio, me encontré con uno de sus planes de práctica con el servicio:

“Servicio objetivo: les pedí que hicieran 5 buenos servicios cada uno en las Zonas 1 y 5 donde tenían que poner la pelota en los últimos 3 metros de la cancha, así como 5 buenos servicios frente a la línea de 3 metros. Les di 5 minutos para completar el ejercicio, con castigo de flexiones para aquellos que no lo lograron”.

Debo admitir que, mientras crecía, odiaba que me castigaran cuando hacía algo mal. Obviamente fue un beneficio para mi crianza. Como entrenador, deploro castigar a los atletas. Estoy en una cruzada para eliminar la palabra de nuestro vocabulario. ¿Los entrenadores realmente queremos castigar a nuestros atletas por sus fallas?

Primero aclaremos la palabra castigar: Infligir un castigo o sanción como ‘retribución’ por una ofensa. ¿En qué momento nuestros deportistas encajan en esta descripción? Tal vez con comportamientos esto podría aplicarse, pero no en la ejecución de habilidades/ejercicios/garills (Ejercicios de juego). Entiendo que los entrenadores utilizan el condicionamiento como incentivo para lograr las habilidades/ejercicios/guirnaldas. En mi opinión, usar la palabra castigo o condicionamiento porque es una retribución por no tener éxito no está bien. La razón principal es porque estamos tratando de enseñar el deporte a nuestros atletas. Castigarlos no es un buen incentivo para lograr este esfuerzo.

¿Puedes estar pensando que este tipo está loco? El condicionamiento ha sido parte del aprendizaje durante mucho tiempo. Sí, estoy de acuerdo y yo mismo uso el acondicionamiento en mis programas de entrenamiento. Nunca uso el castigo de PALABRA ni castigo a mis atletas por falta de logros. Ese es mi punto.

En un salón de clases, ¿qué ‘castigo’ recibe un estudiante por no aprender el material, completar una tarea/tarea o aprobar un examen? Hay una ‘consecuencia’ para el logro y esa es una calificación. No es una consecuencia física. ¿Quizás porque el voleibol es una actividad física debería tener una consecuencia física? Sin embargo, ¿volvemos al gimnasio después de un torneo o partido y castigamos a nuestros atletas porque perdieron? Si es así, siento que esos entrenadores están en la profesión equivocada porque están usando la retribución como una herramienta de aprendizaje. Las ideas de retribución temen y, en mi opinión personal, quiero que mis atletas jueguen sin miedo.

Nota al margen, acondiciono a mis atletas como parte del acondicionamiento general. Cuando los comportamientos no son lo que espero, utilizo ejercicios para llamar la atención de los atletas. Cuando uso ejercicios para llamar su atención, es un ejercicio muy breve con un máximo de 5 repeticiones. Ese soy yo y no estoy defendiendo que otros hagan lo mismo.

Perdón por torcer el oído/los ojos con esto, pero estoy más o menos en esta cruzada para que los entrenadores realmente analicen el tema de castigar a los atletas e incluso usar la palabra con respecto a instruir a los atletas. Al menos en el mundo del voleibol, es decir, pero todos los deportes deberían echar un vistazo al uso de la palabra y la actividad de castigo.

Para que conste, rara vez uso el término «castigo» con mis equipos cuando estoy en el gimnasio. En cambio, trato de poner las cosas en el contexto de «consecuencias». Es de la manera de “hacer o dejar de hacer X resultará en Y consecuencia”. Las 5 flexiones mencionadas anteriormente son un ejemplo de eso. El uso de «castigo» en la publicación anotada fue simplemente una función del uso de un término fácil de entender.

Consecuencias

Después de recibir este correo electrónico, tuve una conversación con Ruben Wolochin, entonces entrenador en jefe del equipo profesional alemán. Bühl. Hablamos de que no nos gustaba la idea de penalizar el ejercicio, la fuerza y ​​el acondicionamiento, etc. Ninguno de nosotros quiere que los jugadores vean esas cosas de manera negativa. Deben pensar en ello como constructivo y de desarrollo, no como algo que se debe evitar. Luego hablamos sobre cómo las consecuencias pueden venir en diferentes formas. En un partido, por lo general se presenta en forma de un punto perdido, tal vez un set perdido o un partido. Esa es una retroalimentación bastante obvia y directa.

En el entrenamiento tiende a haber un puñado de formas en que los jugadores enfrentan las consecuencias de sus acciones. Durante el juego, obviamente, las situaciones de puntos ganados/perdidos son la consecuencia. En algunos casos, como el juego Ganadores, la consecuencia del mal juego es tener que abandonar la cancha, y poder seguir jugando la consecuencia del buen juego (sí funciona en ambos sentidos). Sin embargo, esto debe manejarse con un poco de cuidado, ya que hacer que los jugadores salgan por un error puede ser contraproducente, como hablo en relación con el Ameba perforar. Durante los ejercicios de conteo uno puede ganar o perder puntos/repeticiones como resultado de un buen/mal desempeño (que también es un factor en puntuación de puntos de bonificación).

Obtener enfoque y atención

Luego está la consecuencia del fracaso como lo señaló el remitente de correo electrónico anterior con respecto a mis 5 flexiones para aquellos que no pudieron completar la cantidad requerida de buenas repeticiones en el tiempo asignado. La inclusión del «castigo» en este tipo de casos se debe a que, de lo contrario, no hay una consecuencia de nota, buena o mala. Como tal, las 5 flexiones, o lo que sea (Rubén usó una zambullida en una sesión como consecuencia de los pases excesivos de los jugadores en un ejercicio de pelota libre), sirven para reforzar la importancia del punto que el entrenador está tratando de hacer. La consecuencia no es (o al menos no debería ser) ningún tipo de elemento condicionante, solo un captador de atención.

Por ejemplo, a veces tengo jugadores que fallan dos servicios seguidos en ciertos tipos de ejercicios/juegos y hacen algo así como cinco abdominales. Este no es el tipo de actividad que nadie considerará como una actividad física particularmente agotadora o estresante. Ese no es el punto en absoluto. Es simplemente un refuerzo de que el jugador necesita concentrarse mejor en asegurarse de que el segundo servicio sea bueno.

Actitud y esfuerzo

El único lugar donde presiono un poco las cosas es en el área de caída de balones, que es un absoluto no-no para mis equipos que se establece desde el principio. Al contar ejercicios, da como resultado un regreso a 0. En los juegos, obviamente significa un punto para el otro equipo o salir de la cancha en algo como Ganadores, pero si se convierte en un patrón repetitivo, se aborda de manera adicional. La consecuencia estándar es una serie de cuatro sprints de línea lateral a línea lateral. Nuevamente, no es algo súper difícil, pero los jugadores obviamente preferirían no tener que hacerlo.

Como les dirán mis jugadores, quiero que los entrenamientos sean un lugar positivo. No castigo los errores y utilizo el refuerzo positivo tanto como sea posible. Hay ocasiones, sin embargo, en las que se requiere un refuerzo negativo para llamar su atención porque, al igual que gritar y gritar demasiado, los adormecerá, darles demasiadas palmaditas en la espalda también pierde su valor. No me gusta “castigar” a mis jugadores, pero también sé que no estoy haciendo bien mi trabajo como entrenador si no incorporo consecuencias negativas de vez en cuando.

Por cierto, cuando estaba en el ejército no usaban el término castigo para todas las flexiones y esas cosas que nos hacían hacer cuando nos metíamos en líos. En cambio, lo llamaron motivación. 🙂

Traducido automáticamente
Publicación Original

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Próximas Capacitaciones

Curso

Curso de Actualización en Newcom 2024

La Confederación Sudamericana de Voleibol, propone esta capacitación para consolidar el extraordinario crecimiento de la actividad en Sudamérica.Es por ello que ha convocado a los principales especialistas de la misma, para garantizar la calidad del curso y la llegada a todos los interesados de Sudamérica y otros países.Este curso tendrá la novedad que, además de la capacitación sobre aspectos técnicos, tácticos y de preparación física, incorpora la historia y desarrollo del Newcom, aportando iniciativas para continuar con su crecimiento en toda la región.
Primera Edición
Curso

Técnico de Voleibol Nivel 2 de la Confederación Sudamericana de Voleibol

La Confederación Sudamericana de Voleibol presenta una nueva edición del Curso de Técnico de Voleibol Nivel 2, que profundiza la formación de los entrenadores de Sudamérica, a través de un programa que permitirá a los cursantes conocer las características, la utilización y el entrenamiento de los principales sistemas tácticos. Asimismo se desarrollarán los métodos de planificación, de entrenamiento, la estadística y seguimientos de los equipos de voleibol de las categorías superiores. Al finalizar el curso, el entrenador estará capacitado para conducir y dirigir a equipos juveniles y mayores. El curso abordará los principales sistemas de juego, sus complejos principales, características necesarias para las diferentes funciones, herramientas para su evaluación y desarrollo táctico al igual que su planificación y preparación físicaEl alumno aprobado accederá a un Certificado Habilitante de Entrenador de Voleibol Nivel 2, válido para todo Sudamérica.Para poder realizar el curso se deberá haber aprobado el Curso de Técnico de Voleibol Nivel Inicial de la Confederación Sudamericana de Voleibol, presentada en G-SE (voley.org). Quienes posean el primer nivel de capacitación dentro de su federación de origen. En caso de no haberlo realizado se obtendrá certificación de actualización y perfeccionamiento.
25 Revisiones
5,00
Curso

Curso Oficial de Preparación Física en Vóleibol - FeVA

Con el objetivo de afianzar la profesionalización de todos los entrenadores, preparadores físicos y miembros de los equipos de vóleibol, la Federación del Vóleibol Argentino y G-SE, proponen un curso que brinda contenidos teóricos y prácticos que te certificarán en la preparación física del vóleibol para deportistas de todos los niveles evolutivos y de experiencia.El mismo será dictado por el Lic. Alejandro Bertorello, quien se desempeñó como Preparador Físico de la Selección Nacional Argentina en el equipo de Javier Weber y en el de Julio Velasco. Además, actualmente es el responsable de la preparación del Barcelona Vóleibol Femenino de España y de gran cantidad de jugadores de voleibol en forma individualEl curso está destinado a todos aquellos entrenadores jóvenes de Argentina y Latinoamérica que se estén desempeñando o quieren hacerlo con recursos actualizados. También para aquellos entrenadores con experiencia que no cuenten dentro de su equipo de trabajo con preparadores físicos y deban realizar ellos mismos la preparación física; e incluso para estudiantes o profesores de educación física que estén empezando a desempeñarse como preparadores físicos en este deporte.
89 Revisiones
4,90