Voleibol y Psicología

by | Dic 10, 2022 | 0 comments

Gestión de grupos: algunas consideraciones sobre el sector de la mujer.

La gestión de grupo en un equipo femenino es mucho más compleja que la de un equipo masculino. Esto depende de que las chicas no solo sientan la competencia por el lugar en el equipo, tienen una marcada sensibilidad en temas extradeportivos que pueden generar agresividad y rivalidad. Otra peculiaridad de los equipos femeninos radica en que las chicas tienden mucho más que sus compañeros masculinos a llevar sus problemas personales al gimnasio, restando atención y energía psicofísica al trabajo individual y en equipo. Dicho esto, podemos decir que lo único que puede limitar estas actitudes y comportamientos es LA MOTIVACIÓN para jugar y superarse a sí mismo y sus límites.

Una chica bien motivada, aunque no sea excelente desde el punto de vista técnico, logra darle al equipo más de lo que uno podría esperar y también arrastra a sus compañeros en eso. Por eso creo que es muy inteligente no basar el sexteto sólo en las capacidades técnicas y físicas de los atletas sino también prestar mucha atención al aspecto motivacional y prestar atención a los aspectos psicológicos de la gestión del grupo.

Un fenómeno que he encontrado a menudo en los equipos que he seguido es el de los «jugadores gemelos». Es muy fácil notar estas «parejas» ya que suelen calentar juntos y tratan de facilitar los ejercicios haciéndolos menos difíciles o ralentizando el ritmo. Aunque este es un fenómeno muy extendido, creo que es correcto tratar de prevenirlo, tal vez organizando a las niñas en diferentes grupos o parejas. Estos comportamientos son muy desviados: personalmente he visto a jugadores excelentes (también desde el punto de vista del carácter) empeorar mucho tanto a nivel técnico como en términos de enfoque del partido y entrenamiento. Naturalmente, los otros jugadores notan estos comportamientos y, a menudo, el equipo termina dividiéndose en pequeños grupos, cada uno con su propio líder, lo que lleva la situación a la anarquía.

Otra actitud muy extendida que hay que corregir absolutamente es la que se resume en las frases “nunca lo conseguiré”, “para mí es imposible”, “nunca he podido”. Estas frases que suelen escuchar los entrenadores en el gimnasio indican que la persona que las pronuncia trata de QUITAR el obstáculo que tiene delante en lugar de enfrentarse a él intentando superarlo. Los deportistas, por su parte, deben aprender que incluso los ejercicios más difíciles o las peticiones más exigentes del entrenador deben afrontarse con espíritu de lucha y que su trabajo servirá en todo caso de ejemplo para sus compañeros. También es cierto que al intentar y volver a intentar al final se produce de todos modos algún tipo de aprendizaje y esto siempre es un hecho positivo para un atleta.

Otro tema que necesitamos saber es la relación entre el atleta y el error. También en este caso la actitud más natural que podemos observar en el terreno de juego cuando nos encontramos ante un error es la de justificarse atribuyendo la responsabilidad al compañero y no al árbitro oa cualquier otra variable que haya podido influir. ERRARE UMANUM EST.. decían los romanos! Cometer errores es natural, tan natural que incluso los campeones y equipos nacionales más exitosos cometen errores. ¡Lo que hay que hacer después de un error es ENTENDER qué causó el error y estar decidido a no volver a cometerlo! La actitud correcta por parte de los compañeros será animar a los que se han equivocado e incitarlos; en cambio, pesan mucho los compañeros que cometen el error, poniendo más nervioso al atleta y distrayéndolo del próximo balón, son absolutamente negativos. Otra cosa importante es que después de un error tenemos que recuperarnos inmediatamente porque si los compañeros logran arreglarlo y enviarnos el balón a nuestra área dándonos confianza, NO PODEMOS volver a cometer un error.

El papel del entrenador no tiene por qué ser el de un líder autoritario. Los líderes no nacen pero.. se eligen. … ¿en qué manera? Aunque el entrenador debería ser el líder del equipo, en realidad lo es a menudo solo formalmente, ya que el grupo sigue las instrucciones, comentarios y juicios de los líderes informales. Te conviertes en líder ganándote el respeto y la atención del equipo gracias a tu competencia técnica, tu sensibilidad para entender y saber lidiar con las situaciones de las chicas tanto en el gimnasio como en los problemas personales (que, como decía antes, influyen mucho en el rendimiento de los equipos femeninos) y la capacidad de responsabilizarse de las propias decisiones y saber motivarlas. Demasiados entrenadores no pueden justificar sus elecciones y esconderse detrás del «yo mando aquí», pero es solo una excusa que esconde cierta incompetencia o incapacidad o al menos incertidumbre e inseguridad. Un verdadero líder sabe cuestionarse a sí mismo y comprende sus errores. Quien no admite sus errores nunca aprende y pierde el respeto del grupo. En muchos equipos, para que el grupo acepte sus elecciones, los entrenadores deben apoyarse en el jugador líder del equipo que asume así el papel de mediador.

“Equipo empoderado y entrenador”.

En mi opinión, el papel del entrenador debería cambiar, en el sentido de compartir responsablemente las decisiones para dejar el espacio adecuado a las individualidades del equipo y dejar que influyan en él de manera positiva. La tarea principal (además de mejorar el rendimiento físico y técnico del equipo) es motivar adecuadamente a los atletas y lograr que el compromiso deportivo se convierta en una parte importante de su escala de valores personales. Mi propuesta es buscar al deportista que mejor sepa hacerlo en cada fundamental, hacerlo partícipe de nuestra elección y tomarlo como ejemplo a seguir para todos nuestros compañeros: en definitiva, por un lado, darle la placer de nuestra estima y la del grupo, y por otro, responsabilizarlo de transmitir esta capacidad a sus compañeros para que crezcan.

El entrenador suele ser visto en un plano diferente y normalmente más alto que los jugadores. Sin embargo, desde una perspectiva de «equipo empoderado», se mantiene al mismo nivel que los atletas pero con la peculiaridad de un papel diferente: ¡así que deberíamos ver tanto al entrenador como a los acomodadores, jugadores centrales y martillos! Con este “entrenador empoderado”, las niñas deben sentirse libres para discutir abiertamente cualquier problema sin pensar que esto las penalizará.

Un elemento que no debe pasarse por alto si se quiere gestionar el equipo de esta manera es tener que dar una valoración justa del carácter individual de todos los jugadores. El «equipo empoderado» solo es posible si se trata de jugadores decididos y orientados a resultados, ya acostumbrados a trabajar en equipo, a hacer sacrificios y a responsabilizarse de los errores.

Mas consejos.

Otra cosa importante es la consistencia en el comportamiento del entrenador. Los que empiezan la temporada con un estilo autoritario no pueden suavizarse poco a poco sin que algunos jugadores lo aprovechen. Por el contrario, aquellos que empiezan confiando demasiado en las jugadoras no pueden endurecerse a lo largo del año porque eso sería juzgado como un acto hostil por las chicas que siempre han seguido las reglas. En definitiva, hay que tener en cuenta este efecto de «imprinting» que se produce con el primer acercamiento del equipo al entrenador.

También es importante que el entrenador se identifique con sus jugadores a la hora de tomar decisiones importantes en el partido y tenga en cuenta el momento psicológico de las personas y del partido. Por ejemplo, si un jugador ha estado en el banquillo durante mucho tiempo, no puede esperar que entre y resuelva el partido porque necesitará algo de tiempo para adaptarse de todos modos. A veces, incluso los jugadores más fuertes tienen que ser cambiados aunque solo sea para darles un momento de descanso y permitirnos volver a entrar frescos en el momento decisivo.

En mi opinión es un error bautizar a seis jugadores titulares y centrarse solo en estos porque durante el transcurso de la temporada la curva de rendimiento no es constante y en ocasiones insistir en determinadas personas es contraproducente, al mismo tiempo que se le da una oportunidad a un jugador que ha jugado en el banquillo. puede reservarse sorpresas considerables: no es de hecho infrecuente que una jugadora que empezó en el banquillo salte al campo con mucha valentía y ganas de demostrar sus habilidades contagiando a sus compañeras en sentido positivo y mereciendo una reconfirmación.

Juan Lamanna

Fuente: https://www.toscana.federvolley.it

Traducido automáticamente
Publicación Original

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Próximas Capacitaciones

Curso

Entrenador Nacional Nivel 2 - Federación del Vóleibol Argentino

El Curso de Entrenador Nacional Nivel 2 - EDICIÓN 2024 -, es el último paso de la capacitación formal dentro de la Federación del Voleibol Argentino. El entrenador que complete el cursado, apruebe los trabajos solicitados en cada unidad didáctica y rinda positivamente el examen final, estará HABILITADO por la Federación del Voleibol Argentino a dirigir cualquier categoría federada en todo el territorio nacional, incluso los equipos de las diferentes Ligas Nacionales.El presente curso está destinado a todos los entrenadores de voleibol de Argentina que ya cuenten con el Título de Entrenador Nacional Uno, otorgado por la Federación del Voleibol Argentino. Asimismo también está disponible a entrenadores de Latinoamérica y España, que busquen capacitarse en las temáticas expuestas.La Federación del Voleibol Argentino, consciente de la responsabilidad y la necesidad de capacitación integral de los entrenadores argentinos para conducir grupos, en este caso de jugadores de voleibol, completa el plan de estudios de los mismos. Con la aspiración que el voleibol argentino siga siendo una formidable herramienta educativa y formativa, además de las capacidades competitivas de los mismos.
118 Revisiones
4,67
Curso

Curso de Estadísticas en Vóley Aplicadas Para Todos Los Niveles

Cristian Ventura, entrenador de Nivel Internacional 2 y con más de 30 años de experiencia en campo de juego, presenta esta capacitación de corta duración y alto impacto, en la cual podremos abordar uno de los temas considerados como parte del "ABC" del vóleibol y fundamental a la hora de desarrollar un equipo, cuantificando los resultados, por encima del simple marcador.Sin duda alguna en el vóliebol moderno existe una herramienta fundamental para la evaluación constante y permanente de los jugadores y equipos, que la consideramos de vital importancia para el desarrollo de los entrenamientos, manejo de partidos y planificación de futuros juegos tanto de manera individual con cada uno de los jugadores como así también para el equipo entero, y son LAS ESTADÍSTICAS.Atendiendo a las necesidades de todos los niveles de equipos, categorías y competencias que existen, este curso les dará muchas herramientas para poder trabajar con estos seguimientos estadísticos sin importar cuánta experiencia tengan, porque lo hacemos desde el punto cero y entregamos los programas para que puedan trabajar con sus equipos libremente.Incrementar el rendimiento de cada jugador, en un deporte tan dinámico como el Vóleibol, es imposible sin un seguimiento estadístico del mismo. Con ello podemos ver cómo los jugadores "invisibles" son los que nos marcan un resultado en la cancha y cómo el mismo sistema, nos permite optimizarlos y llevar a nuestro equipo a la mejor versión colectiva.....
29 Revisiones
4,97
Curso

Preparación Física en Mini Voleibol

La Confederación Sudamericana de Voleibol presenta su tercera capacitación abierta para entrenadores de voleibol, profesores y estudiantes de educación física, monitores, jugadores y todo aquel interesado en incorporar conocimientos y herramientas para la correcta enseñanza del voleibol. Los fundamentos del programa son:El vóleibol es masivamente practicado tanto en el ámbito escolar como en el federado y a partir de la simplicidad de sus reglas y de los materiales de bajo costo para su implementación, permiten la rápida inclusión de niñas, niños y adolescentes. En este deporte prevalecen la alternancia de acciones de baja, media y alta intensidad por medio de diferentes tipos de desplazamientos, golpes con el balón así como saltos de armado, ataque, saque y bloqueoLa frecuencia y tiempo de exposición a los entrenamientos y competencias mejora el bagaje técnico y táctico de sus participantes pero también incrementa la posibilidad de padecer lesiones propias del deporte lo que podría generar retrasos en su evolución y disminución de la adherencia a la práctica deportivaLos programas de preparación física en estas edades brindan beneficios reportados en la bibliografía primero en la salud y luego en el rendimiento atlético y deportivo lo cual permiten tener mayor cantidad de deportistas listos para entrenar y competir durante más tiempoLa planificación de las sesiones de preparación física optimizando los recursos disponibles y poniendo el foco en el armado de grupos de acuerdo al nivel de experiencia y en la búsqueda constante de la calidad de ejecución, son exitosas en el medio, corto pero principalmente en el largo plazoAl finalizar el programa se podrá descargar un certificado de asistencia.
Primera Edición